El disco del verano

THE HI-RISERS, EL DISCO DEL VERANO CON EL PODER DEL BEAT, Fernando Navarro

Los discos del verano. Esos artefactos que pasan de forma esplendorosa por esta soleada época del año en la que se combate el calor con las piscinas y el mar, con bebidas refrescantes, una detrás de otra, como sea y a todas horas. Refrescantes, así son las canciones de The Hi-Risers. Esta Ruta Norteamericana ya tiene disco del verano para esta temporada: The Hi-Risers hang around with you (Rock’roll Inc / Promola).

Sucede que siempre tengo un disco del verano, nunca premeditado pero que parece buscarme cada año. Como si estuviese esperándome hasta que los rayos del sol ya son radiantes, los días más largos y el ambiente, aunque condensado por las altas temperaturas, invita a evadirse, al puro hedonismo. Nada tienen que ver con los discos del verano y las canciones que nos meten hasta en el gazpacho cada año, esos hitshorrendos, basura de radiofórmula y pasto de verbena de pueblo, que hablan de bombas, mayonesas y aserejes.

Hablo de otro tipo de discos de verano, que siempre suelen ser aquéllos donde las melodías brillan con intensidad y traen buenos propósitos. Álbumes allí donde el pop adquiere nombre propio y es una excusa para ser feliz. A bote pronto, recuerdo haber tenido discos del verano dispares como Welcome Interstate Managers de Fountains of WayneThe lonesome death of electric campfire de los divertidos The MockersTobogánde los siempre reivindicables La Granja o Por amor al rock’n’roll de los fabulosos Santi Delgado y los Runaway Lovers.

Ahora es el turno de este The Hi-Risers hang Around with you.  El trío de Rochester (una ciudad con algo especial al ser cuna también de Chesterfield Kings o Moviees, entre otros) vuelve a ofrecer pildorazos de pop-rock, llenos de ecos al rock’n’roll de primera escuela, garage, surf o country. Lo bueno es que todos esos sonidos efusivos pasan por el tamiz de la pareja formada por Greg Townson y Todd Bradley, dos fabuladores maravillosos del mejor beat, del flequillo supersónico.

De esta forma, hay momentos de auténtico rock’n’roll high schoolcomo en All the world can be oWhere’s the life of the party, trepidante surf en Jump start, magnífico ramalazo country enSilver saddle motel, pop vocal de sabor merseybeat como Way back when o garage sin contemplaciones como la canción que da título al disco. Incluso hay un homenaje a losMonkees en Watch the Monkees.

Mientras siempre habrá alguien que acuse a este tipo de bandas de demasiados retrospectivos, calcar modelos ya muy sobados, y ellas mismas a veces no midan bien sus pasos y plasmen con demasiada similitud algunas influencias, siempre habrá otro tipo de oyente que, simplemente, necesite pasar un buen rato con el poder del beat. The Hi-Risers, que en noviembre estarán de gira por aquí, lo tienen. Puro carpe diem. El rock’n’roll siempre fue eso. Dejo este That Rock & Roll Beat, incapaz de encontrar algo de su nuevo disco que prende en mi reproductor de casa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: